Conquistando a MIA

Quien conquista a los demás tiene fuerza.
Quien se conquista a sí mismo es
increíblemente poderoso.
Lao-Tsé
·


Chica curiosa: Y eso se logra reprogramando a MIA, ¿verdad?

Tu Mejor Tú: Es la única forma.

Si no la reprogramas tú, lo harán la naturaleza, el azar o gente que quizás no debería hacerlo.

Pollitortuguita: ¿Y cómo la reprogramo?

Tu Mejor Tú: En este sitio te damos muchas herramientas, pero la más importante de todas ya la conoces.

Chica curiosa: Con congruencia, ¿no?

Correcto.

Así que, por enésima vez…

…¡sé congruente!

Tu Mejor Tú: Incluso cuando cagues, caga como un ganador.

Señor de las excusas: ¡Qué bestia!

Tu Mejor Tú: Ya. Pero es que te estabas durmiendo.

Mario Luna: Sí. Había que hacer algo para despertarte.

Señor de las excusas: ¿A mí?

Mario Luna: Aunque no te lo creas, sin ti y tu familia todo esto no sería lo mismo.

Señor del ego: Lo sé. Si es que los X-Men a nuestro lado…

Tu Mejor Tú: Menos lobos, Caperucito.

Los monstruos del autosabotaje son poderosos, pero tampoco es para tanto.

En cualquier caso, si esta lección fuese una película de súper héroes, se llamaría como el capítulo: Conquistando a MIA.

Haz como si sería sin duda el súper héroe principal. Y el supervillano sería…

Amazona de Confort: Como si lo viera. Sé tú mismo.

Pues sí.

Ya has visto que sé tú mismo es kriptonita para el Supermán que llevas dentro. Bajo su aparente corrección política, este cliché ha debilitado a más superhéroes de los que caben en el Universo Marvel.

Así que deja el sé tú mismo y convierte el haz como si en tu nueva religión.

Porque, como te dijimos al principio de todo esto:

Cuando actúas como alguien que se quiere, ya estás empezando a quererte.

Chica curiosa: Y hablamos de un amor propio multifacético, ¿no?

Tu Mejor Tú: Exacto.

Pollitortuguita: ¿Lo cualo?

Mario Luna: Pues que el principio haz como si sirve para todo.

¿Quieres ser más valiente? Pregúntate: “¿Cómo actuaría alguien valiente?”.

Empieza a hacerlo y, cuando te quieras dar cuenta, habrás subido varios niveles en la escala de la valentía.

¿Quieres que en tu autoconcepto figure la palabra “emprendedor”? Pues plantéate a menudo cómo procede un cazador de oportunidades.

Chica curiosa: Para esto debe venir muy bien modelar, ¿verdad?

Mario Luna: Especialmente al principio.

Pollitortuguita: ¿Qué es eso?

Lo aprenderás en “Modelaje”.

De momento, fíjate mucho en las personas a quienes admires en algo y juega a imitarlas.

Además, colecciona historias, imágenes, canciones y todo aquello que te inspire.

Interpreta el papel día y noche y verás lo que ocurre con tu autoconcepto y con tu vida.

Como ya te dijimos al principio de todo, la clave está en ser un pedazo de actor.

Pollitortuguita: O sea, muy bueno.

Tu Mejor Tú: El mejor.

¿Recuerdas lo que te dijimos sobre el mentiroso que acaba por creerse sus propias mentiras? ¿O que el mejor actor es el que se cree su papel?

Pues sé el mejor actor.

Interpreta tu rol de ganador como si te fuera la vida en ello.

Chica curiosa: Porque me va la vida en ello.

Mario Luna: Correcto.

Y la única condición que te ponemos es ésta:

Vas a actuar día y noche, acompañado o solo.

Ya que…

Chica curiosa: …nunca estoy sola.

Eso es.

No actúas para esa persona que te gusta y ante la que intentas parecer seguro.

Tampoco interpretas para ese jefe que quieres que te vea como una persona competente.

Ni vas a hacer el papel de tío o tía sana para que otros piensen que te gusta cuidar de tu cuerpo.

A partir de ahora, tu audiencia es MIA.

Actúas para ella. Tus mejores interpretaciones, guárdatelas para el espejo, para ese momento silencioso, para cuando nadie te ve y nadie te escucha…

Porque es entonces cuando MIA tiene los ojos más abiertos.

MIA: ¡Ooohh! Chicos, os ha quedado muy romántico.

Tu Mejor Tú: Por ti lo que haga falta, princesa.

Pollitortuguita: Vas a caer, muñeca.

En tu mano está.

Así que vas a ir a muerte a por ella. Vas a desplegar todas tus armas de seducción. Y la más poderosa de todas…

Pollitortuguita: Congruencia…

Mario Luna: Qué crack, Pollitortuguita. Estás progresando.

Pollitortuguita: Creo que estoy empezando a pillarle el punto a la frecuencia ésa.

MIA: Sí, pequeñín. Estás como más….

Pollitortuguita: ¿Irresistible?

Con MIA, ése es siempre el objetivo.

Pero no puedes dejar de cortejarla. Con ella, no puedes dejar de alimentar la llama de la pasión en ningún momento.

Porque ella nunca duerme. Te observa constantemente.

En función de lo que vea, sacará sus propias conclusiones sobre cuánto te quieres, cuáles son tus puntos fuertes o de qué pie cojeas. Y modificará tu autoconcepto de forma acorde.

Señor de la desmotivación: ¡Uuufff! ¡Qué agobio! Me canso sólo de pensarlo.

Amazona de Confort: ¿Por qué no te dejas de conquistar a nadie y te vienes conmigo, niño?

Pollitortuguita: Porque acabo de darme cuenta de que llevo contigo toda la vida.

Señor de la procrastinación: Tú verás lo que haces. Pero te vas tener que esforzar mucho.

¿Y?

Te vas a tener que esforzar de todas formas. O siguiendo la vía del ganador o sobrellevando la angustia del atrapado.

Lo quiero aquí y ya: Ya, pero también para alcanzar el éxito hay atajos…

Tu Mejor Tú: Sólo si tu objetivo es gusanear.

Mario Luna: Nunca para el verdadero éxito.

A fin de cuentas:

Nadie puede hacer esas flexiones por ti.

A un entrenador físico puedes pedirle que te indique cómo rendir al máximo, pero ¿a que no le puedes pedir que haga las repeticiones por ti?

E igual que él no puede hacer que se te desarrollen los músculos sin tu esfuerzo y trabajo diario, nosotros no podemos convencer a MIA si tú no pones de tu parte.

De hecho, cada vez que renuncias al esfuerzo necesario, ¿sabes qué mensaje le envías?

Le estás diciendo:

No vamos en serio.

Cuando debería ser:

Estoy dispuesto a pagar el precio.

Y con cada paso que das hacia tus metas, MIA te da más crédito, te toma más en serio, cree más en ti.

Pero ojo: con cada paso que das.

Chica curiosa: Por eso, perseguir metas…

Tu Mejor Tú: …aumenta tu sensación de bienestar y autoestima.

Mario Luna: Aunque no quieras.

Y viceversa.

Cuando no te mueves o te mueves sin dirección, te sientes peor.

Igual que cuando te mueves por cosas que se alejan de tu centro de influencia.

Por eso:

Tratar de ser todo lo que puedes ser es más divertido que gusanear.

¿Escuchas la música? Pues corea con nosotros:

La felicidad no está en la meta, sino en el camino.

La felicidad está en el esfuerzo.

 

Por eso, la ley del mínimo esfuerzo conduce a la mínima felicidad.

MIA lo tiene más que claro. No va a volcarse en alguien que no se esfuerza por sacar adelante su relación.

MIA: Ni loca. Y te advierto algo: no me puedes engañar.

Muy cierto.

¿Recuerdas lo que nos decían de Papá Noel y de los Reyes Magos?

Ya podíamos escribirles un pedazo de carta contándoles milongas, pero nuestros padres en seguida nos “desaconsejaban” hacerlo.

—Es inútil —nos decían—. Los Reyes lo ven todo.
—¿Incluso lo que hago cuando me encierro en mi cuarto?
—Incluso.

Pues con MIA ocurre un poco lo mismo.

Es como una divinidad. Omnisciente y Omnipresente. Que todo lo ve.

Puedes engañarte a ti, a tus compañeros de clase o a los de trabajo.

Si eres bueno dándote el pegote, incluso a algún que otro amado o amada despistados.

Pero no a ella. A MIA no la puedes engañar.

Pollitortuguita: Está claro. Es sólo que a veces me gustaría…

Amazona de Confort: …¿que todo fuese más fácil?

Ya, pero…

¿Qué mensaje le envías a MIA cuando anhelas algo fácil?

Pollitortuguita: ¿Que quiero que me dé más recursos?

MIA: Que no los tienes. Que eres débil.

Por eso, sigue el consejo de Bruce Lee y:

No reces por una vida fácil.

Reza para tener la fortaleza de afrontar una vida difícil.

No lo olvides:

La congruencia está en los detalles.

Chica curiosa: Prepárate, MIA.

MIA: ¡Qué guapa te pones cuando me hablas así!

¿Lo ves?

Funciona siempre.

Pollitortuguita: ¡Pues seré congruente!

MIA: Qué voz más sexy…

Pollitortuguita: Y, cuanto más lo sea, más mejorará mi mismo concepto.

Tu Mejor Tú: Así es.

Pollitortuguita: Y me propulsará hacia todo lo que quiero.

Tu Mejor Tú: Ya, pero… ¿sabes lo que quieres?

Pollitortuguita: Claro que sí.

Mario Luna: Pues no lo tengas tan claro.

Pollitortuguita: ¿Cómo?

Si eres como el 99,9999999 % de la gente, no te quepa duda de que estás siendo víctima de un fenómeno que te está saboteando.

Chica curiosa: ¿Qué fenómeno?

Mario Luna: El revés psicológico.

Sigue leyendo…

PDE-ML

Deja un comentario