Kaizen Full Time

Haz del kaizen a tu vida lo que la evolución
a las especies.

La persona que gana diez veces más que otra, ¿es diez veces más inteligente?

¿Y la que gana cien veces más? ¿Es cien veces más capaz?

Sabemos de sobra que no. Si quieres, piensa en caballos…

Pollitortuguita: Yo es que soy más de roedores…

Chica curiosa: Doy fe. Le vuelven loco.

Pollitortuguita: Mi prima me va regalar una cobaya calva. Para que juegue con King Kong. ¿Verdad?

Está bien, piensa en cobayas.

Imagina una de esas carreras de cobayas en las que la gente apuesta enormes cantidades de dinero.

Chica curiosa: Pero eso… ¿Existe?

Mejor volvamos a los caballos.

En una carrera, ¿sabes cuánto se lleva el caballo ganador? ¿Y el segundo?

Incluso si vence por una nariz, el que queda primero se lleva diez veces más. Puede que sólo sea una nariz mejor, pero se lleva…

¡¡diez veces más!!

¿Te parece justo?

Pues entérate: la vida tampoco lo es.

Y ésta es la buena noticia:

Si cultivas el kaizen, pondrás a trabajar a la injusticia para ti.

Contarás en todo momento con esa nariz que te convertirá en un campeón.

¿La clave?

Preguntarte constantemente cómo vas a mejorar tus estrategias.

Es decir, de qué forma puedes hacer:

1. Un poco más.
2. Un poco mejor.
3. Y necesitando un poco menos para lograrlo.

En un mundo de atrapados:

Donde la gente no va a más, sino a menos y, en lugar de evolucionar, involuciona.

Preguntándose constantemente cómo puede obtener más…

Haciendo menos y peor, tu preeminencia será clara.

Y aunque sólo necesites una nariz, la ventaja que obtendrás será mucho mayor que ésta.

Pollitortuguita: ¿Un morro, por lo menos?

Autor: La necesaria.

Chica curiosa: ¿La necesaria para qué?

Tu Mejor Tú: Para sintonizar con la frecuencia ganadora.

Sigue leyendo…

PDE-ML