Acumula Motivos

No te falta energía. Te faltan porqués.

Al principio entendimos que un ganador es alguien que sabe lo que quiere. Más tarde nos dimos cuenta de que tener razones poderosas de por qué lo quiere era igualmente crucial para sintonizar con la frecuencia ganadora.

Y había que enfatizarlo.

Chica curiosa: ¿Por eso es un requisito de toda visión y toda meta?

Autor: Exacto.

Tu Mejor Tú: Y por eso el primer pilar del ganador deja claro que es alguien que:

Sabe lo que quiere y por qué lo quiere.

Lo ves, ¿verdad?

Saber lo que quieres te da un rumbo.

Entender por qué lo quieres, el combustible para avanzar hacia él.

Señor de la desmotivación: Pero esto ya lo habéis recalcado en varios capítulos.

Tu Mejor Tú: ¿Y?

Señor de la desmotivación: Os estáis repitiendo.

Tu Mejor Tú: Se dice “enfatizar”.

Autor: Y entendemos que te fastidie.

Porque, cuanto más aumente el número y el peso de los motivos, mayor será también tu motivación.

Señor de la desmotivación: Qué genios. Ahora resulta que la motivación tiene que ver con los motivos.

Tu Mejor Tú: Cosas todas a las que eres alérgico.

Señor de la desmotivación: Otro juego de palabras. ¿Paramos ya?

Sí.

Pero no queríamos cerrar este apartado sin recordarte algo tan importante. Así que:

Acumula motivos para construir tu visión.

Motivos para perseguir lo que quieres y para huir de lo
que no quieres.

Pollitortuguita: ¿Escapar de lo que no quiero?

Chica curiosa: Primo, lo vimos en “Visión y metas”.

Entonces te mostramos que una buena forma de descubrir lo que quieres es partir de lo que no quieres.

Pero todo aquello que detestas no sólo es una fuente de conocimiento, sino también de motivación.

Chica curiosa: ¿Ganasolina?

Tu Mejor Tú: Sí, superdotada.

Así que, a partir de ahora, cada vez que te encuentres con algo que odias, conviértelo en motivo más para trabajar hacia tu situación deseada.

Pollitortuguita: ¿Situación deseada?

Chica curiosa: Tu visión. Es lo mismo, ¿no?

Efectivamente.

Y al revés. Cada vez que vivas una experiencia que te gustaría que se diese con más frecuencia, inclúyela en tu lista de motivos. Motivos para seguir poniendo ladrillos a esa casa que llamamos tu visión.

Como dice Orrin Woodward:

Cuando tus razones se eleven por encima de tus excusas, también lo harás tú.

Así que nunca lo olvides:

Hay porqués más nutritivos que la comida.

Resumiendo, pregúntate a menudo, por este orden y hasta que te quedes tonto:

1. ¿Qué situación quiero crear?

2. ¿Por qué quiero crearla?

3. ¿Cómo voy a crearla?

Chica curiosa: Eso no lo habéis explicado.

Autor: Claro. Está en el siguiente apartado.

Pues, para responder a esta última pregunta, necesitarás un plan.

Un plan ganador.

PDE-ML