The Sky Is The Limit

Admítelo: No Te Has Querido

Entiéndelo.
Todo amor exige pruebas.

Chica curiosa: Pero no entiendo… Yo me quiero mucho.

Pollitortuguita: Y yo.

Eso hemos pensado nosotros. Y nos equivocamos.

Y si nos ha pasado a nosotros, puede que te suceda a ti. Aprovecha ya para ver la luz y operar el cambio. Ni siquiera hace falta que te esperes a tocar fondo.

Por eso nuestro mensaje es tan simple:

Quiérete. Quiérete en serio. Quiérete con toda tu alma.
Quiérete como si tu vida dependiera de ello. Porque
depende de ello.

Quiérete y triunfa.

Pollitortuguita: Entonces… ¿qué hago? ¿Me digo “me-quiero-me-quiero-me-quiero-me…”?

Autor: De momento quédate con que crees que sí, pero no te quieres.

Reflexiónalo…

¿Te saboteas de alguna forma?

Pues entonces no te quieres lo bastante.

¿Te cuesta mostrar afecto a otras personas o tiendes a fastidiar a las que se supone que deberías cuidar?

Porque no te aprecias como deberías.

¿Te supone un esfuerzo indescriptible despegar el culo de ese asiento?

Falta de amor. Amor hacia ti.

¿Lo captas?

Si te quisieras, te lo demostrarías.

Y no irías por ahí envidiando a la gente, sino admirando a todas aquellas personas que han conseguido algo que tú deseas. Aprenderías de ellas, desde la convicción de que eres tan especial y divino como el que más.

Tendrías claro que puedes conseguir lo que te propongas siempre que te quieras lo suficiente.

Y tratarías la enfermedad, no los síntomas.

¿Los síntomas? Tu vida y actitud de gusano.

¿La enfermedad? Una enorme carencia de amor propio.

Chica curiosa: ¿Y el tratamiento?

Sigue leyendo…

PDE – ML